Investigadores de la UNL evalúan potenciales impactos del cambio climático en la biodiversidad y proponen respuestas desde el Sur del Ecuador

citiab

Una de las funciones sustantivas que ha caracterizado a la Universidad Nacional de Loja (UNL), durante 160 años, es la investigación y su impacto en la generación de programas y propuestas sociales, ambientales, económicas y más.

Desde hace algunos años, la Dirección de Investigación de la UNL convoca bianualmente a los docentes de todas las facultades a proponer proyectos de investigación que estén enmarcados en las líneas estratégicas de análisis institucional y que sean sustentables, tanto  en su desarrollo como en su ejecución.

En la convocatoria 2017 – 2018, un grupo de investigadores de la Facultad Agropecuaria y de Recursos Naturales Renovables, propuso evaluar potenciales impactos del cambio climático en la biodiversidad y construir respuestas locales a cambios globales en el Sur del Ecuador.

Marina Mazón, directora del proyecto, menciona que este trabajo se divide en tres componentes. ‘En el primero tratamos los cambios de uso de suelo, degradación  de los mismos, deforestación, conectividad y distribución potencial de la biodiversidad, con la intención de medir el futuro impacto del cambio climático sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que esta brinda’.

El segundo componente aborda el análisis de los ecosistemas de alto impacto hídrico: las cuencas hidrográficas prioritarias que proveen de agua al cantón Loja y los páramos.

‘El tercer componente trata la restauración ecológica y monitoreo; es decir, cada proceso de restauración debe ser analizado desde su inicio hasta su evolución. Así mismo, estamos evaluando el impacto de varios indicadores sociales y económicos en los ecosistemas que, supuestamente, se están regenerando’, puntualiza. 

El proyecto se viene ejecutando desde hace dos años, y quienes conforman el equipo inicial, son los docentes Juan Armando Maita Chamba, Pablo Álvarez Figueroa, Narcisa Urgiles Gomez, Marjorie Díaz López, Natalia Samaniego y  Nikolay Aguirre, actual rector de la institución. Además, han colaborado ocho tesistas y pasantes de diferentes carreras de la Facultad Agropecuaria.

El tema de la biodiversidad es prometedor, menciona Marina. ‘La idea inicial fue buscar información en museos o bases de datos que estén en internet, sobre la presencia de especies en el Sur del Ecuador. Sin embargo, nos dimos cuenta que había mucha gente que ya había empezado un trabajo de muestreo, así que decidimos entrar en contacto con ellos y compartir los datos’.

Esto permitió que la UNL trabaje en conjunto, a nivel nacional, con la Universidad San Francisco de Quito, la Escuela Politécnica Nacional y otras instituciones más; y a nivel internacional con la Universidad de Kansas (Estados Unidos).

Actualmente el equipo está desarrollando mapas basados en diferentes nichos ecológicos. ‘No solo su ubicación, sino que sabiendo dónde están las especies y las características climáticas y ecosistémicas de la zona, elaboramos mapas de su potencial nicho; con esto sabremos qué condiciones necesita cada especie para estar donde actualmente habita’, indica la directora del proyecto.

Los investigadores ampliaron el estudio a todo el Ecuador. ‘Una vez que tengamos estos mapas de biodiversidad potencial, los empezamos a proyectar en escenarios. ¿Qué pasará con nuestra biodiversidad en situaciones optimistas de cambio climático? En caso de reducción de la tasa emisión de efecto invernadero, por ejemplo. Analizamos bajo el mismo criterio un escenario pesimista. ¿Qué pasará con la biodiversidad si no hacemos nada para frenar el cambio climático y su impacto es mayor?’ explica Marina Mazón.

De esta manera, el grupo de investigadores de la Facultad Agropecuaria trabaja no solo a escala local, sino también a nivel macro, utilizando la geomática y la superposición de mapas. Con esto generan nuevos datos a partir de imágenes satelitales e información meteorológica.

El equipo también está trabajando conjuntamente con el Ministerio del Ambiente para construir la nueva propuesta del Plan Nacional de Restauración Ecológica y la creación de una Escuela de Gestores Forestales, con el fin de capacitar a las comunidades sobre el beneficio de la restauración de todas las zonas.

Ante los cambios globales que están afectando tanto a los ecosistemas naturales como a los ecosistemas antrópicos o antropizados de nuestro país, los investigadores de la Universidad Nacional de Loja generan diferentes análisis para la toma de decisiones con anticipación. Para ello estudian las dinámicas de cambio y generan modelos de proyecciones futuras. 

Transformar el futuro es tarea de todos. Desde la Universidad Nacional de Loja, fomentamos la toma de decisiones colectivas en beneficio del medio ambiente y las futuras generaciones. 

0