Editorial Estudiantes

estudiantes

La Universidad Nacional de Loja (UNL) atravesó por una de sus etapas más difíciles de su historia institucional en los últimos 10 años. Situación que preocupa no solo a la comunidad universitaria, sino a toda la ciudadanía en general. Y es que no es para menos, ya que estamos hablando de la segunda universidad más antigua del país, que lo largo de su historia fue reconocida como una de las mejores universidades del país por el destacado nivel académico de carreras como Derecho y Medicina, que mantuvieron en lo alto la imagen y el prestigio de la UNL como una de las más importantes instituciones de educación superior de la región sur del Ecuador.

Afortunadamente, los estudiantes al sentirse indignados con la decadencia académica iniciaron una lucha de varios años para reivindicar el derecho a recibir una educación digna, de calidad y excelencia. Sin duda, el logro más importante, es el haber sentado las bases de la unidad estudiantil que por muchos años fue fragmentada. Demostramos que con unidad y esperanza podíamos soñar por una mejor Universidad para nuestras futuras generaciones.

Hoy, tras un proceso democrático y transparente, la comunidad universitaria eligió, mayoritariamente, a sus actuales autoridades. Sobre ellas recae en sus hombros los sueños de miles de jóvenes que ven en la UNL, la oportunidad de servir a nuestra sociedad a través de una vocación; además de la esperanza de ver la transformación de un pasado gris a un presente y futuro que devuelva la sonrisa del estudiante unelino. En este nuevo período académico, los estudiantes nos sumamos a ese proceso de transformación, con la noble intención de contribuir a devolver el sitial que se merece una institución de más de un centenar de años de historia.

En estos pocos meses que lleva la actual administración es perceptible los primeros pasos de tan anhelada transformación. Avances en materia de gestión y academia hoy devuelven la ilusión a los estudiantes de mirar hacia el futuro. La nueva y moderna página web que cuenta con un funcional Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), simboliza un antes y después en cuanto a imagen y eficiencia institucional. Ahora la conectividad a internet es accesible en todas las universidades del mundo a través de la red Eduroam; también, aunque parezca sencillo, ahora ya podemos preocuparnos por evaluar bien a los docentes y no solamente exigir que hayan los suficientes. Quienes están por graduarse, ahora tendrán la opción de continuar sus estudios profesionales con la apertura de maestrías y posgrados. Uno de los bienes patrimoniales e históricos de Loja, pudo ser recuperado a sus legítimos dueños, ahora el Teatro 'Bolívar' está a disposición de los estudiantes de la UNL. Estos entre otros avances, han sido el resultado de la suma de esfuerzos de todos quienes son parte de la institución para construir la universidad que queremos, pero aún estamos lejos de nuestra universidad de ensueño.

Para lograrlo los estudiantes jugamos un rol fundamental en el resurgimiento de la excelencia académica y el levantamiento de la imagen institucional. Por lo tanto, es necesario asumir una corresponsabilidad de contribuir al fortalecimiento de la generación de conocimiento y al involucramiento con nuestro entorno con sólidas bases morales, pero sobretodo, con todo el cariño de mejorar lo que consideramos como nuestro segundo hogar, la UNL.

Danny Granda

Estudiante de la Carrera de Economía de la UNL

0